Saltar al contenido
Ratón para PC

Procesadores Intel o AMD Ryzen: Cuál escoger?

AMD vs Intel: ¿cuál es el que más te conviene?

Intel y AMD tienen excelentes procesadores para juegos y tareas de productividad como la edición y transcodificación de videos, pero también tienen –cada uno– sus propias especialidades.

Los procesadores de gama alta de AMD, como el 3900X y el 3950X de 12 y 16 núcleos, tienen más núcleos que cualquier otro producto que ofrezca Intel fuera del espacio profesional, lo que los convierte en auténticos caballos de batalla.

También son buenos para los juegos, pero en el extremo superior, las CPU más capaces de Intel –como la 9900K y la 10900K– tienen una ventaja considerable incluso sobre los mejores de AMD.

Sin embargo, no es necesario comprar lo más caro para obtener una gran CPU para jugar o trabajar. Con un valor aproximado de 250€, el Ryzen 7 3700X de AMD con sus ocho núcleos, es un chip fantástico para trabajar y jugar, superando fácilmente al Intel 10600K en tareas de productividad.

El CPU Intel, por su parte, es un procesador de juegos más agresivo, y si estás interesado en el overclocking, incluso puede alcanzar el tipo de rendimiento en el juego que ofrece el 10900K, el cual es mucho más caro.

En los segmentos más básicos del mercado, los procesadores de AMD tienden a ofrecer una mejor relación calidad-precio, con productos tan sobresalientes como el 3300X y el 3600, los cuales ofrecen un rendimiento multitarea y de juegos asombroso.

Sin embargo, el 10300F de Intel representa una durísima competencia. Las opciones económicas como AMD 3200G e Intel Core i3 10100 hacen posible iniciar tu sistema sin una tarjeta gráfica adicional, haciéndolos ideales para el trabajo de oficina general y disfrutar de Netflix, aunque tampoco les puedes pedir mucho más.

Las CPU de última generación de Intel tienen un soporte mucho mejor para los puertos Thunderbolt 3, si eso es algo que piensas utilizar. Las últimas placas base de la serie 500 de AMD son compatibles con PCIExpress 4.0, lo que te puede permitir un mayor rendimiento de gráficos en algunos casos específicos, además de ofrecerte mas opciones y soluciones de almacenamiento más rápidas.

Procesador para un escritorio de gama alta

Si desea utilizar tu PC para la edición de video pesado a altas resoluciones, realizar una transcodificación de video o cualquier otra tarea intensiva que pueda necesitar mucha más potencia de la que pueden ofrecer las mejores CPU convencionales, entonces las CPU de escritorio de alta gama (o HEDT) podría ser lo que necesitas.

Tanto AMD como Intel tienen sus propias opciones en este espectro, con un mayor número de núcleos e hilos.

Sin embargo, las opciones de AMD siguen siendo las más capaces y rentables. La línea HEDT de Intel alcanza hasta 18 núcleos y 36 hilos con el 10980XE, pero incluso si puedes encontrarla en stock, a menudo tienen un precio muy superior al precio minorista sugerido de 900€.

Aunque técnicamente es una CPU de décima generación, la 10980XE y sus “compañeros” Core i9 de la serie X se basan en la tecnología Cascade Lake-X, “anticuada” ya para Intel, y por lo mismos es mucho menos capaz que las CPUs Comet Lake convencionales de Intel. Sigue siendo una CPU potente, pero cuando consideras las alternativas de AMD, es difícil de recomendar.

La CPU convencional R9 3950X de AMD ya ofrece una competencia creíble para la 10980XE por menos de 500€, por lo que ofrece una mejor relación calidad-precio. Pero si deseas un rendimiento adicional, pues… el cielo es el límite.

Las CPU Threadripper de tercera generación de AMD ofrecen 24, 32 e incluso 64 núcleos con soporte para el doble de ese número de subprocesos simultáneos, todo mientras mantienen velocidades de reloj alrededor de los 4GHz.

Si tu software puede hacer uso de todos esos núcleos adicionales, las CPU Threadripper de AMD ofrecen un rendimiento incomparable, fuera de las CPU de servidor obscenamente caras, superando fácilmente a la competencia de Intel.

También admiten una mayor cantidad de líneas PCIExpress (64 frente a solo 44 en las alternativas de Intel), lo que las hace más adecuadas para arreglos de almacenamiento más grandes.

Procesadores para portátiles

El mercado de las computadoras portátiles es una historia diferente. La mayor parte de lo que encontrarás se basa en procesadores Intel de varias generaciones y gráficos integrados.

Como dijo una vez un representante de Dell, la cartera de Intel es simplemente enorme en comparación con AMD, y su línea actual de computadoras portátiles son mejores que nunca.

Allí donde los procesadores de escritorio de Intel parecen haberse ralentizado, los portátiles han ido en la dirección opuesta.

Las CPU de Ice Lake introdujeron un diseño más eficiente con gráficos de 11ª generación mucho más capaces, ofreciendo suficiente rendimiento jugar para videojuegos de deportes electrónicos a unos 60 fotogramas por segundo, y esto sin la necesidad de una tarjeta gráfica.

Para obtener aún más potencia, Intel tiene una línea de CPU móviles Comet Lake que tienen velocidades de reloj más altas y, a menudo, se combinan con potentes tarjetas gráficas.

La Razer Blade 15 es un ejemplo fantástico de cómo se puede encontrar un rendimiento de juego de alto nivel en las CPU móviles Intel más capaces.

También se pueden usar para tareas de mayor productividad en dispositivos tan capaces como el Lenovo Yoga C640.

La amplitud de opciones y el soporte de fabricación hace que la mayoría de las computadoras portátiles todavía ofrezcan una CPU Intel como estándar, pero al igual que en las PC de escritorio, AMD también está haciendo avances.

El Acer Swift 3 y el Surface Laptop 3 de 15 pulgadas fueron algunos de los primeros ejemplos del reciente avance móvil de AMD, y aunque no fueron estelares, se mostraron bastante prometedores.

Ese impulso continuó en 2020, con lanzamientos más fuertes como el Asus ROG Zephyrus G14, lo que sirvió como plataforma de lanzamiento para los nuevos chips Ryzen 4000 de AMD para computadoras portátiles.

Lenovo actualizó sus computadoras portátiles para juegos Legion en julio de 2020 con CPUs móviles Ryzen 4000, combinándolas con gráficos de la serie RTX 20.

Tanto AMD como Intel ofrecen un excelente rendimiento para el trabajo y el juego, pero hay muchas más cosas a tener en cuenta al comprar una computadora portátil, por lo que es imprescindible mirar las revisiones, guías y comparativas.

Dicho esto, al igual que lo que sucede con las computadoras de escritorio, las CPU Intel tienden a estar incluidas en las mejores computadoras portátiles para juegos, mientras que las opciones de AMD tienden a encontrarse en las opciones más baratas sin un chip gráfico incluido.


Entonces ¿cuál es el mejor para ti?

Para navegar en la web a diario, ver Netflix y responder correos electrónicos, las CPU Intel y AMD te brindarán un excelente rendimiento desde el primer momento.

Sin embargo, hay ciertas tareas en las que las opciones de un fabricante funcionarán mejor que las del otro.

Si estás buscando trabajar con su procesador realizando tareas intensivas de múltiples subprocesos –como edición o transcodificación de video, o actividades pesadas de múltiples tareas con decenas de pestañas del navegador abiertas–, las CPU de AMD son más capaces en el extremo superior y más rentables en cuanto a precio.

Las Intel no son malas, pero tendrás que pagar más por el mismo rendimiento, aunque puede valer la pena si el Thunderbolt 3 es algo que realmente necesitas.

Si está trabajando y jugando, los chips AMD aún representan el mejor rendimiento por su precio, incluso las CPUs de Intel te brindarán un mejor rendimiento de juego una vez que salgas de los chips de nivel de entrada.

Por eso, para un rendimiento de juego puro y absoluto, las CPU Intel siguen siendo la mejor opción. Eso es especialmente cierto si planeas hacer overclock, con las opciones de rango medio de Intel, como el Core i5-10600K, capaces de producir el tipo de rendimiento que solo antes era posible con las CPU más potentes.

Si estás pensando en comprar una computadora portátil, es posible que quieras una CPU Intel Comet Lake para una computadora portátil para juegos, ya que en ella hay mucho más a considerar que solo el procesador.

Los usuarios de computadoras de escritorio también deben tener en cuenta esto, pero generalmente en los equipos de escritorio hay más margen para elegir otros componentes o actualizarlos más tarde, si es que lo necesitan.

El que mejor se adapte a tus necesidades.

  • ¿Quieres un chip duradero? Entonces AMD es tu alternativa.
  • ¿Quieres la mejor relación calidad/rendimiento/precio? Mira a AMD también en este caso. Sus chips equivalentes son bastante más baratos que los de Intel. Por tanto, por el mismo precio que un chip de Intel puedes conseguir una gama superior de AMD.
  • ¿Quieres el mayor rendimiento posible single-core? Entonces puedes elegir un Intel.
  • ¿Quieres el mayor rendimiento multi-core? Intel y AMD están bastante igualados, aunque AMD en algunos modelos ofrece gran cantidad de cores y threads en paralelo, como en Ryzen 9.
  • ¿Quieres alta eficiencia energética? Aquí también están bastante igualados, aunque AMD Ryzen basado en la 3º Gen (Zen 2) ha dado un importante paso adelante gracias a la tecnología de fabricación de 7nm que ha supuesto un duro golpe en la línea de flotación de Intel.

Los modelos de procesadores Intel son:

  • Atom: son procesadores baratos pensados para equipos de bajo consumo. Su rendimiento es bastante bajo y no son aconsejables para la mayoría de los casos. Son aptos para navegar con ellos, consultar correo, y algunas tareas de ofimática o poco pesadas.
  • Celeron: tienen un rendimiento algo superior a los anteriores, pero son la gama baja de Intel. Son procesadores muy baratos para un uso muy básico. Son chips de gamas superiores capados con tecnologías (sin HT), memoria cache, núcleos (solo uno), y otras características desactivadas de serie.
  • Pentium: similar a los Celeron, solo que tienen la cache intacta y suelen incluir también tecnologías como HT y dos núcleos. El uso de estos chips también está algo limitado, aunque con un rendimiento algo superior al Celeron.
  • Core i3: estos no tienen nada capado, tienen todas sus funcionalidades plenas a diferencia de los dos anteriores. Pero siguen siendo los más baratos de la serie Core iX y destinados a los usuarios menos exigentes. Son aptos para la mayor parte de software e incluso videojuegos muy básicos. En la actualidad y por los precios que encontramos en el mercado, creemos que estos procesadores de Intel son la opción sensata para montar un PC polivalente y con buen potencial de procesamiento, ya que están muy por encima de los Celeron y Pentium.
  • Core i5: para los usuarios medios, aptos para la mayoría de los usuarios actuales. Sirven para programas ofimáticos, navegación, multimedia, trabajo, videojuegos, etc.En la familia i5 se va un pasito más allá para alcanzar en todos los casos un recuento de 6 núcleos a partir de la 8ª generación, ya que en Kaby Lake hacia atrás solo tenían 4. Al igual que ocurre con los Ryzen 5, podemos decir que son la opción sensata para gaming, por presentar unas frecuencias de trabajo de hasta 3,7 GHz, y una memoria caché bastante alta de 9 MB. Precio ajustado y alta capacidad de procesamiento para juegos y gran volumen de tareas simultáneas.Como en el caso anterior, predominan las versiones con núcleos bloqueados, pero otros como el 9600K soportan overclocking, o el 9600KF, con overclocking y sin GPU integrada y optimizado para gaming. Hay versiones de 35 y 65W, integrando gráficos UHD 630, una constante en toda la familia. Sus precios giran en torno a los 150-250 euros.
  • Core i7: si eres un poco más exigente, puedes optar por un i7, una gama superior que se comportará muy bien con el software que más recursos demande. Por ejemplo, para los gamers.Subimos un peldaño más, para situarnos en la gama alta o media alta de procesadores, continuando con la 9ª generación y muy pronto la 10ª. De esta familia debemos saber que la 8ª generación mantiene 6 núcleos, mientras que la 9ª asciende a un total de 8, aún sin Hyperthreading. En estas CPU deberíamos plantearnos utilizar disipadores de alto rendimiento o refrigeración líquida.Con un par de modelos desbloqueados y el resto sin capacidad de overclocking, sí que va tomando más sentido su uso para gaming a nivel alto, ya que las frecuencias de trabajo llegan hasta los 4,7 GHz en modo turbo. Su memoria caché hace lo propio con 12 MB y el TDP es de 65W para versiones bloqueadas y de 95W para los modelos K. Existen versiones descafeinadas T, E y TE de bajo consumo que tampoco le vemos excesiva utilidad a este nivel.Está previsto que los nuevos i7-10700 eleven el recuento a 8 núcleos y 16 hilos.
  • Core i9: es el tope de gama de Intel, similar al i7 pero que integra mayor cantidad de núcleos. Eso lo hacen válidos para tareas mucho más pesadas, como diseño, virtualización, y otros usos profesionales. Eso sí, su precio es muy elevado.La familia Intel Core con plataforma LGA 1151 se completa con los procesadores i9, que fueron creados a partir de la 9ª generación, siendo los únicos con contar con Hyperthreading. Concretamente serán 8 núcleos físicos y 16 lógicos de los cuales tenemos 5 modelos i9-9900, siendo uno de ellos de bajo consumo.La versión más vendida es la i9-9900K, con alta capacidad de overclocking solamente superada por el 9900KS con una mejora en la frecuencia boost a 5,0 GHz en todos los núcleos, y TDP de 127W. La memoria caché es de 16 MB, y para estas CPU se requiere un disipador de alto rendimiento o refrigeración líquida de 240 mm.
  • Xeon: a no ser que quieras una estación de trabajo MP, o un servidor o supercomputador, esta gama no es para ti. Son chips caros y pensados para el multiprocesamiento y HPC.

Ver más OFERTAS en Amazon

Ventajas de los procesadores Intel

Una de las más importantes es que ofrecen un mayor rendimiento por núcleo, gracias a sus altas frecuencias de trabajo y a su mayor margen de overclock. Esto quiere decir que superan a los AMD Ryzen 3000 en aquellas aplicaciones que dependen en mayor medida del rendimiento monohilo, entre las que se encuentran los juegos, por ejemplo.

Otra ventaja a tener en cuenta es que su rendimiento bruto depende menos de la memoria RAM, lo que facilita el montaje de configuraciones bastante económicas.

Si nos dejamos llevar por el valor precio-prestaciones el Core i5 10400F sigue siendo de lo mejor que tiene Intel ahora mismo en su catálogo.

Por último quiero recordar otra ventaja que, si bien es cierto que no depende de nada relacionado con el rendimiento ni con la arquitectura, resulta interesante y debemos tenerla muy en cuenta, y es que en la mayoría de los casos los procesadores Intel han mantenido un mayor valor residual en el mercado de segunda mano.

Esto puede ayudarnos a realizar actualizaciones con una inversión menor, ya que recuperaremos más dinero vendiendo el procesador en el mercado de segunda mano.

Desventajas de los procesadores Intel

La más importante es que ofrecen un valor en relación precio-prestaciones que queda claramente por debajo de la mayoría de los procesadores Ryzen 3000.

Si vamos a elegir entre procesadores Intel o AMD el valor general que ofrecen debe guiar siempre, como pilar principal nuestra elección, y en este sentido Intel pierde la partida.

Por si alguien duda de ello vamos con un ejemplo sencillo.

El Core i5 10600K, que tiene 6 núcleos y 12 hilos, cuesta 306 euros, mientras que el Ryzen 7 3700X, que tiene 8 núcleos y 16 hilos, tiene un precio medio de 310 euros. El segundo tiene un valor muy superior, como hemos dicho, ya que ofrecen mayor potencia bruta por lo que cuesta.

Otra desventaja importante la encontramos en su consumo y sus temperaturas de trabajo, ya que ambos valores son, en la mayoría de los casos, más altos que los de sus contrapartes de AMD.

Sin ir más lejos, el Core i9 10900K, que tiene 10 núcleos y 20 hilos, consume más y alcanza temperaturas más elevadas que el Ryzen 9 3950X, que tiene 16 núcleos y 32 hilos.

Debemos añadir, además, que para utilizar de forma óptima los modelos más avanzados, necesitamos de un sistema de refrigeración muy potente, sobre todo si vamos a hacer overclock.


Los modelos de procesadores AMD son:

  • AMD V-Series: es una serie de chips muy básicos y de bajo consumo que integran unos gráficos bastante limitados. Puede ser útil para pequeños portátiles o aparatos de bajo consumo, pero no esperes grandes prestaciones de ellos. Equivalen a los Atom de Intel.
  • AMD Athlon: similares a los Pentium de Intel, con núcleos o capacidades algo limitadas con respecto a las series superiores En ocasiones integran también gráficos. Serían adecuados para los usuarios menos exigentes.
  • AMD A-Series: no son procesadores, sino APUs. Integran una GPU de prestaciones superiores a los chips gráficos de Intel. Pero, aunque cubren las necesidades de la mayor parte de usuarios, no son recomendables si quieres algo más.
  • AMD Ryzen 3: equivalentes a los Intel Core i3, para usuarios que no busquen grandes rendimientos pero quieran algo más que los anteriores modelos.Acerca de los procesadores AMD Ryzen 3 tenemos vigente en la actualidad la 2ª generación, es decir, la arquitectura Zen+ con proceso a 12 nm. El fabricante ha optado por no incluir ninguna de estas CPU en la arquitectura Zen 2 de 7 nm estas CPU. Así que solamente está disponible el 2300X de 4 núcleos trabajando a 4,0 GHz y con 8 MB de caché L3, ya que entiende que los procesadores de alto rendimiento y gaming sin GPU integrada carecen de sentido con 4 núcleos.Estos procesadores serán una buena opción para aquellos usuarios que desean crear un equipo orientado al estudio y formación universitaria en donde se requieran programas con nivel de procesamiento ligero y moderado y no quieran gastarse demasiado dinero. Así mismo pueden ser una opción factible para instalar tarjetas gráficas dedicadas de gama media/baja (obligatorias en todo caso) que se desenvuelvan bien en Full HD.
  • AMD Ryzen 5: la gama intermedia para la mayor parte de usuarios. Equivale al Intel Core i5.Mucho más sentido sí que tienen los Ryzen 5, de largo son los más vendidos en la actualidad por su rendimiento gaming y para equipos con alto volumen de tareas simultáneas. A partir de aquí todos los procesadores Ryzen cuentan con tecnología multihilo SMC. Su precio es ajustado y los 6 núcleos y 12 hilos serán garantía de capacidad para prácticamente cualquier tarea no profesional.Salvo el 2500X que tiene 4C/8T y que solo están disponibles en China, todos los demás contarán con 6 núcleos físicos y 12 lógicos, estando disponibles en versiones normales y “X” en los que varía el TDP entre 65 y 95W, y la frecuencia. Las versiones Ryzen 2000 tienen 16 MB de caché y 12 nm, mientras que los Ryzen 3000 Zen 2 ascienden a nada menos que 32 MB con si arquitectura basada en chiplets. Como anunciamos antes, estas CPU están desbloqueadas y no tienen GPU integrada, además incluye un disipador de serie bastante competente.Esta nueva generación supera en rendimiento bruto y gaming a los Intel Core i5 siendo la opción más atractiva a día de hoy por precio y prestaciones. El Ryzen 5 3600 es una de las CPU más vendidas del año.
  • AMD Ryzen 7: también es equivalente al Core i7 de Intel. Es la gama alta de estos chips y tiene unas prestaciones muy buenas para los más exigentes.Seguimos con los Ryzen, con 8 núcleos y 16 hilos para la generación Zen+ y Zen 2, así que ya os podréis imaginar que estas CPU no compiten realmente contra los Core i7, sino contra los Core i9. Es así en la nueva generación Ryzen 3000, con un 3800X muy cerquita de i9-9900K en gaming y procesamiento. Los Zen+ no están a la altura, y sí compiten con los Core i7.Con respecto a los detalles y características de estos, los Zen+ cuentan con caché L3 de 16 MB y frecuencias de trabajo de hasta 4,3 GHz sin OC. Mientras que los Zen 2 se mantienen con 32 MB caché L3 y frecuencia de hasta 4,5 GHz, con un IPC muy superior debido al nodo de 7 nm y el controlador de memoria actualizado Infinity Fabric.Si lo que buscamos es un PC orientado a creadores de contenido, alta carga de tareas simultáneas y gaming nivel alto, entonces serán los procesadores idóneos. Todavía son compatibles con placas base X470, así que no estamos obligados a actualizar la plataforma.
  • AMD Ryzen 9 / Threadripper: gama para entusiastas y profesionales que buscan lo máximo y gran cantidad de núcleos para procesamiento paralelo. Equivalen al Core i9.Y finalmente llegamos a la cúspide de la gama Ryzen de AMD al menos bajo el socket AM4, y por encima solo están los Threadripper que luego veremos. AMD ha hecho lo propio con su nueva generación inaugurando la serie “9” aunque yendo mucho más lejos que Intel.Serán un total de 3 procesadores, con dos modelos (3900/X) con 12 núcleos físicos y 24 lógicos, y el modelo superior (3950X) con nada menos que 16 núcleos físicos y 32 lógicos. Todos ellos construidos a 7 nm y con frecuencias que llegan hasta los 4,7 GHz, junto a una memoria caché de 64 MB y TDP hasta 105W. Están desbloqueados, no tienen gráficos integrados y necesitan un disipador de alto rendimiento o refrigeración líquida de 240 o 360 mm para que den su máximo.En cuestión de rendimiento y en procesamiento puro, están muy por encima de los Intel i7 e i9, e incluso superan a los Intel de la plataforma LGA 2066 de 9ª generación y algunos de la 10ª. En gaming, todavía el i9-9900K es capaz de enfrentarse a ellos en gaming, principalmente por su alta frecuencia.
  • AMD EPYC: es la gama de AMD para el sector HPC, equivalente al Xeon.

Ver más OFERTAS en Amazon

Ventajas de los procesadores AMD

Sin duda la más interesante es la excelente relación precio-prestaciones que ofrecen. En términos de rendimiento por euro invertido tienen un valor muy sólido, y son capaces de trabajar sin problemas ofreciendo una experiencia fantástica con cualquier aplicación actual, juegos incluidos.

Otra de sus principales ventajas la tenemos en sus temperaturas de trabajo, que son bastante contenidas, lo que nos permite utilizarlos sin problema incluso con los sistemas de refrigeración que traen de casa.

De hecho, incluso el Ryzen 9 3900X, que tiene 12 núcleos y 24 hilos, funciona sin problemas con el Wraith Prism RGB, y la única excepción real a esta regla la encontramos en el Ryzen 9 3950X, una «bestia» que suma, como sabemos, 16 núcleos y 32 hilos.

Su consumo también es mucho menor, vienen con unas frecuencias de trabajo bastante ajustadas que podemos incrementar sin esfuerzo a través de la herramienta Ryzen Master, y sin tener que invertir una gran cantidad de dinero en comprar una placa base de gama alta, ya que los modelos B350 y superiores ya soportan overclock.

Desventajas de los procesadores AMD

La más relevante es su menor rendimiento en aplicaciones monohilo, debido, como hemos indicado anteriormente, a que sus frecuencias de trabajo no son tan altas como las que encontramos en los procesadores Core de Intel. No es grave, ya que lo compensan con un mejor valor -precio-prestaciones, como hemos dicho, pero si buscas el máximo rendimiento en juegos Intel sigue manteniendo «la corona».

Tienen una mayor dependencia de la velocidad de la memoria, y para que puedan desarrollar todo su potencial debemos buscar un equilibrio entre frecuencias y latencias, teniendo cuidado, además, de que no se dispare el precio. A partir de los 3.200 MHz y latencias CL16 ya nos movemos en un nivel óptimo y equilibrado.

Su valor residual es mucho menor. Por ejemplo, los procesadores Ryzen 7 1700, que llegaron al mercado con un precio de 340 euros, se pueden encontrar actualmente por unos 100 euros, y tienen menos margen de overclock.

Última actualización el 2020-09-26 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados